Red de Líderes Contables del Perú y del Mundo

To Audit Accounting. Importancia de la auditoría de estados financieros



Auditoría es una palabra que provine del verbo inglés to audit, que significa “revisar”, “intervenir”, y es utilizado principalmente en to audit accounting, que es el concepto de auditoría. Su origen etimológico proviene del verbo latino audire, que significa “oír”, ya que los primeros auditores ejercían su función al juzgar la verdad o falsedad de lo que les era sometido a verificación, principalmente, oyendo.


El Diccionario de la Lengua Española de la RAE señala los siguientes conceptos:
  • Auditoría: Revisión sistemática de una actividad o de una situación para evaluar el cumplimiento de las reglas o criterios objetivos a que deben someterse.
  • Auditoría contable: Revisión y verificación de las cuentas y de la situación económica de una empresa, realizada por un experto independiente.

Breve historia de la auditoría

La Enciclopedia Financiera menciona como referencia más antigua, una hecha al auditor del Ministerio de Hacienda en Inglaterra en 1314. Asimismo, señala que las cuentas de las administraciones de anticipos se establecieron bajo la reina Isabel I en 1559 con la responsabilidad formal de la auditoría de los pagos de Hacienda, sistema de forma gradual caducado en 1780, año en que los comisarios de fiscalización de las cuentas públicas fueron designados por la ley.

Por otro lado, en 1933 con la promulgación de la Ley de Valores y en 1934 de la Securities and Exchange Commission (Comisión para la Vigilancia del Intercambio de Valores-SEC), en los EE.UU., se estableció la obligatoriedad legal de que las empresas emisoras de acciones y valores, que tiene colocados entre el gran público inversionista, deben someterse a una auditoría financiera.

En México
A finales de la década de los años treinta, los despachos de Contadores Públicos de EE.UU., se establecieron y asociaron con despachos de México, con el propósito primordial de auditar a las empresas subsidiarias y a las sucursales de las empresas de EE.UU., establecidas en nuestro país.

A raíz de estos sucesos, la profesión contable organizada, por medio del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), y de su Comisión de Procedimientos de Auditoría (hoy Comisión de Normas de Auditoría y Aseguramiento [CONAA]), inicia en 1955 el proceso de emisión de normatividad para las auditorías de estados financieros. El IMCP y la CONAA han adoptado las Normas Internacionales de Auditoría (NIA), a partir de los ejercicios dictaminados de 2012.

Por otro lado, el 21 de abril de 1959 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto mediante el cual se establece el dictamen de estados financieros para efectos fiscales; asimismo, se estableció la Dirección General de Auditoría Fiscal Federal e inició el registro de Contadores Públicos Autorizados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Hoy estamos a 60 años de la publicación de la primera norma de auditoría y a 56 años del establecimiento del dictamen fiscal. El dictamen fiscal se instituyó como voluntario desde su publicación y se mantuvo así hasta 1991, año en que se hizo obligatorio para contribuyentes con ciertos límites, en relación con los ingresos acumulables, el valor neto de los activos o el número de empleados. A partir de los ejercicios fiscales del año 2014, el dictamen fiscal se hace nuevamente voluntario, pero ahora solo para ciertos contribuyentes, atendiendo a los indicadores, ya mencionados, cuando este era obligatorio.

A lo largo del tiempo, los estados financieros auditados han sido requeridos por obligatoriedad a compañías emisoras de valores y por requerimientos de cumplimiento de contribuciones fiscales. Asimismo, pueden ser solicitados por petición de un acreedor (primordialmente instituciones financieras), por los auditores de una compañía controladora y ser considerada en el proceso de consolidación, para las entidades paraestatales del Gobierno Federal o para los municipios y estados. En otras ocasiones, cuando hay dudas o incertidumbres sobre el cumplimiento financiero-fiscal de las empresas, la auditoría de estados financieros es solicitada por los encargados del gobierno corporativo (consejo de administración o administrador único) o por los accionistas.

Los funcionarios responsables de la dirección de las empresas, quienes son los responsables de la información financiera, son los principales actores en una auditoría de estados financieros; ellos, con sus equipos de trabajo, perciben a la auditoría de estados financieros como un “mal necesario”, ya que, por un lado está la obligación de cumplir con el mandato de la auditoría, y por el otro la tensión de ser revisados y criticados.

Normatividad (NIA)

A partir de los ejercicios de 2012 en México se usan las Normas Internacionales de Auditoría para llevar a cabo las auditorías de estados financieros. Las NIA establecen los criterios y normas que el auditor debe seguir para llevar a cabo una auditoría de estados financieros.

El informe del auditor, incluye un resume del trabajo realizado en su auditoría y emite sus conclusiones, el cual contempla los siguientes aspectos: 



  • El trabajo de auditoría y los alcances del mismo. 
  • Sus responsabilidades, es decir: 1) que ha llevado a cabo una auditoría aplicando NIA, 2) que los procedimientos seleccionados dependen del juicio del auditor, considerando la evaluación de los riesgos de errores materiales en los estados financieros, debido a fraude o error, 3) que considero el control interno relevante para la preparación de los estados financieros por parte de la empresa, con el único fin de diseñar los procedimientos de auditoría, 4) que evaluó las principales políticas contables aplicadas y la razonabilidad de las estimaciones contables hechas por la dirección de la empresa, y 5) que incluyó una declaración de que es independiente y de que ha cumplido con otros requerimientos éticos que le son aplicables. 
  • Los fundamentos de las desviaciones que ha encontrado y que soportan su opinión calificada (con salvedad, abstención de opinión u opinión negativa), en su caso. 
  • La opinión que formulará el auditor sobre los estados financieros con base en una evaluación de las conclusiones resultantes de la evidencia de auditoría obtenida.
Beneficios de la auditoría de estados financieros


Los principales beneficios de una auditoría de estados financieros para los accionistas, posibles inversionistas, responsables del gobierno corporativo, administración y terceros interesados, se resumen a continuación:
  • Aumenta la credibilidad de los estados financieros y puede directa o indirectamente mejorar la calidad de la información financiera y, por lo tanto, proporciona información confiable acerca de la empresa auditada para la toma de decisiones de los accionistas y de los responsables del gobierno corporativo. 
  • Aumenta la confianza de los usuarios en los estados financieros auditados que en los que no están auditados, lo cual genera protección a los accionistas, posibles inversionistas y acreedores. 
  • Ayuda al cumplimiento con los requisitos legales, fiscales y crediticios de las empresas. 
  • Implementa políticas y procedimientos de control interno, y determina las políticas contables relevantes. 
  • Ayuda e detectar fraudes o errores en la preparación y presentación de los estados financieros y sus notas. 
  • Establece certeza y transparencia en el uso de los recursos de las empresas y en la determinación de las utilidades y la situación financiera de la compañía. 
  • Mejora las comunicaciones entre el auditor y los encargados del gobierno de la entidad.
Conclusión


Una auditoría de estados financieros significa haber llevado a cabo un examen, de manera sistemática, utilizando reglas y criterios objetivos emitidos por la profesión organizada (NIA), respecto a la información financiera emitida por una empresa, por un periodo y a una fecha determinada. Lo anterior, normalmente, es por un año de actividades de las empresas y considerando el uso de un marco contable en la determinación, el registro y la revelación de la información financiera (Normas de Información Financiera [NIF]), con el objetivo de emitir una opinión sobre la razonabilidad en que la información financiera auditada está preparada y presentada, en cumplimiento con las NIF que el ente ha aplicado en su preparación; es decir, juzgar la verdad o falsedad de la información financiera.

La auditoría de estados financieros, además de ser útil en la verificación del cumplimiento de las empresas con las leyes y normas contables que le son aplicadas, también ayuda a identificar en los tiempos adecuados las áreas de riesgo, oportunidad y mejora, tales como:

  • Debilidades materiales en el control interno relativo a la información financiera y desarrollo de recomendaciones para optimizar o mejorar los controles, en consecuencia, salvaguardar los activos de la compañía. 
  • Riegos de errores materiales que pueden tener impactos en la información financiera o en la pérdida de activos. 
  • Riesgos de fraudes o potenciales fraudes que pueden originar pérdidas o exposición de las empresas ante autoridades o terceras personas. 
  • Mejoras en las prácticas para la preparación y presentación de la información financiera y sus notas explicativas, así como en los informes anuales.
El informe del auditor es el principal entregable que este emite como resultado de haber practicado una auditoría de estados financieros, en cumplimiento con algún marco contable aceptado y en donde se han aplicado las NIA.

Por tal razón, la auditoría de estados financieros cada vez más se percibe como una herramienta de ayuda a los encargados del gobierno corporativo y a los accionistas de las empresas, para el logro óptimo de sus objetivos y de una dirección adecuada de los negocios.

Por C.P.C. Bernardo Soto Peñafiel/Socio de Auditoría de BDO Castillo Miranda/Presidente de la CONAA/bernardo.soto@bdomexico.com

Contabilidad & Liderazgo ® © - DISEÑO POR HERPARK