Red de Líderes Contables del Perú y del Mundo

¿Cómo calcular costos variables?

Los costos asociados a las operaciones de negocios se pueden clasificar, en un sentido amplio, bajo dos categorías: fijos o variables. Los costos variables son aquellos que fluctúan de acuerdo con el volumen de producción, mientras que los fijos permanecen constantes. Aprender cómo clasificar los costos es el primer paso para administrarlos y mejorar la eficiencia de tu negocio. El hecho de conocer cómo calcular los costos variables te ayudará a reducir los costos de cada unidad producida, lo cual hará que tu negocio sea más rentable.

Calcula los costos variables


1. Familiarízate con la diferencia entre costos fijos y costos variables. Antes de categorizar los costos, debes comprender la diferencia que existe entre ellos.
  • Los costos fijos son aquellos que permanecerán constantes incluso si cambiara el volumen de producción. Algunos ejemplos de costos fijos son la renta, las utilidades y los salarios administrativos. Ya sea que produzcas 1 unidad o 10 000, estos costos serán aproximadamente los mismos cada mes.
  • Los costos variables varían de acuerdo con el volumen de producción. Por ejemplo, las materias primas, el empaquetado y envío y los salarios de los trabajadores son todos costos variables. Mientras más unidades produzcas, mayores serán estos costos.
2. Clasifica tus costos separando los fijos de los variables. Una vez que hayas comprendido la diferencia entre los costos fijos y los variables, clasifica cada uno de los costos de tu negocio. Muchos costos, como los ejemplos mencionados anteriormente, serán fáciles de clasificar. Otros podrían ser algo ambiguos.
  • Algunos costos pueden ser difíciles de clasificar, ya que no se comportan estrictamente con un patrón de fijos o variables. Por ejemplo, si a un empleado se le paga un salario fijo además de una comisión que varía de acuerdo con los volúmenes de ventas. En el caso de estos costos, es conveniente separar los elementos fijos de los variables. Por lo tanto, solo la comisión de los empleados deberá tratarse como un costo variable.

3. Suma todos los costos variables de un período dado. Después de clasificar todos los costos variables de un período dado, totalízalos. Por ejemplo, considera una simple operación de fabricación que tenga solamente 3 costos variables: materias primas, empaquetado y envío, y salarios de los trabajadores.


  • Imagina que los costos en los que has incurrido en los últimos años, han sido los siguientes: $35 000 de materias primas, $20 000 de empaquetado y envío y $100 000 de salarios de los trabajadores.
  • En consecuencia, los costos variables totales para ese año serán ($35 000 + $20 000 + $100 000) o $155 000. Estos costos están directamente relacionados con el volumen de producción de ese año.


    4. Divide los costos variables totales por el volumen de producción. Al dividir los costos variables totales de un período de tiempo dado por el volumen de producción, obtendrás los costos variables por unidad (o unitario). Por ejemplo, si el negocio mencionado anteriormente fabricó 500 000 unidades de su producto ese año, entonces el costo variable unitario será (155 000/500 000) o $0,31.
    • El costo variable unitario es simplemente el costo variable por unidad producida. Es el costo adicional que implica producir una unidad adicional. Por ejemplo, si el negocio mencionado anteriormente produjera 100 unidades más, podría esperarse que el costo de producción adicional sea de $31.
    • Ten en cuenta que, en la mayoría de los casos, aumentar la producción hará que la unidad adicional sea aún más rentable. Esto se debe a que los costos fijos ahora deben dividirse en partes más pequeñas a través de mayores volúmenes de producción. Por ejemplo, si el negocio anterior gastara $50 000 por año en renta, los costos de renta que se le asignarían a cada producto serían de $0,10 por unidad. Si se duplicara la producción, ahora los costos de renta que se le asignarían a cada producto serían de $0,05 por unidad, dando lugar a una mayor ganancia por venta.
    Consejos

    Ten en cuenta que los simples cálculos de arriba también funcionarán si se expresan en otra moneda.
    Los costos que no se comportan estrictamente como costos fijos o variables, a veces pueden categorizarse como "semifijos" o "semivariables". Es posible definir un criterio en cuanto al tratamiento que debe dársele a este tipo de costos.

    Cosas que necesitarás

    Programa de contabilidad

    Referencias


    Contabilidad & Liderazgo ® © - DISEÑO POR HERPARK